[...]

La ciudadanía, los partidos políticos y el Estado y sus instituciones están absolutamente divorciados. Los partidos políticos son tan solo vehículos electorales, sin estrategias, planes ni programas, ni tienen la menor idea de lo que significan las políticas públicas. Por encima de los planes de Gobierno están los planes de negocios corruptos, que son los que ejecutan los mercaderes de la política. Lo partidos son autocráticos, caudillistas, verticales y cerrados y están en manos cleptócratas, cuyo objetivo único, es salir vertiginosamente del anonimato financiero. La participación política es restringida y no existe articulación social ni liderazgos visibles. No existe la igualdad de oportunidades políticas y se requieren al menos de 100 millones de dólares para que un candidato y su partido político puedan ser competitivos en la contienda electoral, monto que solo puede provenir de la mafias criminales, del monopolio de la televisión, progresivamente de la enorme corrupción que tiene su origen en el gasto y la inversión pública, y en menor grado del sector privado tradicional que es más cuidadoso con los centavos, aporta relativamente poco a las campañas, pero suele tener, cada vez con mucho menor peso, un relativo poder de veto. ¿No representa todo esto otra forma de exclusión política? Antes perseguían al que disentía; hoy quien no se pliega a estos intereses y reglas implícitas, no puede participar más que testimonialmente en las elecciones.

En estas elecciones, por primera vez, será posible observar un proceso electoral, en el que la cléptocracia financiará la competencia política con fondos fundamentalmente provenientes de la corrupción, derivada del presupuesto de gastos e inversión del Estado. “Casualmente” el partido oficial en alianza con el principal partido de oposición, aprobaron en el Congreso el presupuesto 2015, que incluye Q 1,800 millones para obras discrecionales, cuyo verdadero destino son los gastos de campaña de estos dos partidos.

[...]

Discurso presentado en el Wilson Center, Washington D.C.

To read the full article, click here.