[...]

“La administración de Obama se equivocó totalmente en el mensaje y la comunicación. No en el hecho de imponer sanciones, sino en la forma y el lenguaje que impuso, al usar una retórica anticuada y decir que Venezuela constituye una amenaza para la seguridad nacional”, dijo ayer Cynthia Arnson, directora del programa de Latinoamérica para el Woodrow Wilson International Center for Scholars, un centro de análisis y debate en Washington.

Arnson y otros expertos señalaron que Estados Unidos logró precisamente lo que intentó evitar durante años: que más venezolanos aumentaran sus críticas contra Estados Unidos, creciera el apoyo al gobierno venezolano y la región quedara en la incómoda posición de tener que escoger entre un bando o el otro.

[...]

Arnson manifestó que la atención de la región está ahora en las sanciones estadounidenses contra Venezuela en vez de la “terrible deterioración del país” y que Estados Unidos subestimó la reacción del país latinoamericano al decreto.

Sobre la participación de Cuba en la Cumbre por primera vez, Arnson indicó que no descarta que EE. UU. aproveche para anunciar que elimina a la isla de su lista de países que promueven el terrorismo. La esperanza que tenía Estados Unidos de anunciar la apertura de una Embajada en Cuba cuando Obama y su homólogo cubano Raúl Castro se encuentren se ha disipado porque Cuba aún aparece en esa lista y porque ambos países están discutiendo la libertad que tendrían los diplomáticos estadounidenses en la isla para viajar y hablar con el cubano del común sin ningún tipo de restricciones, dijeron funcionarios a AP.

[...]

To read the full article, click here