[...]

“La administración de Obama se equivocó totalmente en el mensaje y la comunicación. No en el hecho de imponer sanciones, sino en la forma y el lenguaje que impuso, al usar una retórica anticuada y decir que Venezuela constituye una amenaza para la seguridad nacional”, dijo ayer Cynthia Arnson, directora del programa de Latinoamérica para el Woodrow Wilson International Center for Scholars, un centro de análisis y debate con sede en Washington.

Los expertos del Wilson Center dijeron en una conferencia telefónica con medios de comunicación que Estados Unidos logró precisamente lo que intentó evitar durante años: que más venezolanos aumentaran sus críticas contra Estados Unidos, creciera el apoyo al gobierno venezolano y la región latinoamericana quedara en la incómoda posición de tener que escoger entre un bando o el otro.

La declaración de Venezuela como una amenaza es una designación oficial que forma parte del proceso para imponer sanciones.

Numerosos países solicitaron a Estados Unidos la derogación del decreto, tal como ya lo hizo el bloque regional Unasur.

Arnson dijo ayer que la atención de la región está ahora en las sanciones estadunidenses contra Venezuela en vez del “terrible deterioro del país” y que Estados Unidos subestimó la reacción del país al decreto.

To read the full article, click here